Saltar al contenido

9 dudas para quién quiera adoptar a un perro.

El acto de adoptar a un perro implica un compromiso que le permita al animal vivir en un hogar rodeado de amor y del cuidado que merece.

Cambiar el destino de un animal abandonado es un acto de inmensa bondad. Aunque para los futuros dueños  se presentan dudas e inquietudes sobre lo previo y lo posterior  a la adopción.

A partir de lo consultado con expertos, se  exponen las respuestas a ciertas a dudas que se pueden plantear.

9 dudas y respuestas antes de adoptar a un perro

1.- ¿Un animal sólo puede ser adoptado si está castrado?

La castración colabora con la buena salud y calidad de vida de ellos e inhibe el aumento de animales abandonados. También  es conveniente que  el animal venga con el microchip implantado bajo la piel. La tecnología permite almacenar información como, por ejemplo, el origen y la dirección de los propietarios.

2.- ¿Cómo predecir el comportamiento y el tamaño de un animal si no conozco su origen?

Antes de ser asignado para la adopción, es tratado, vacunado y castrado. Durante ese proceso, la entidad responsable pasa a conocer al animal. Cuando hay un rasgo de personalidad que pueda implicar dificultades de relación, los futuros dueños son avisados.

En cuanto al tamaño que va a alcanzar, no se puede afirmar con precisión. Los profesionales estiman las futuras medidas a partir del  tamaño de la pata ( pero siempre es una apuesta).  Si la estatura es una cuestión importante para usted adopte a un adulto que ya ha pasado la fase de crecimiento.

3.- ¿Los animales que ya han sufrido maltrato son más agresivos?

No, puede que el animal asocie alguna reacción o actitud del dueño a la época de los malos tratos y, en ese caso, se enoja para defenderse. Las ONG de adopción realizan trabajos para recuperar animales traumatizados. Los ejercicios de adiestramiento también ayudan. Sólo hay que saber qué actitud desencadena la reacción negativa y evitarla.

4.- ¿Es mejor adoptar a un adulto o un cachorro?

Los cachorros son como niños: dan más trabajo al principio, pero si son elegantes y tienen un incentivo positivo, aprenderán rápidamente. Los adultos pueden haber adquirido ciertos hábitos, pero son altamente adaptables, teniendo a menudo la misma facilidad de aprendizaje de un cachorro. Mientras los cachorros necesitan gastar energía, los adultos son más tranquilos. Independiente de la edad, el temperamento determina el éxito del adiestramiento. Algunos son más rápidos, otros más lentos, lo importante es siempre respetar el tiempo del animal y darle sus merecidas  recompensas.

5.- ¿Cómo saber si el animal está realmente sano?

Secreción en los ojos, pelaje opaco, descamación en la piel, olor en la boca y en las orejas son señales que hay algo mal con la salud del animal.

Si no presenta nada de eso, aún así solicita los informes médicos. Muchos animales disponibles para la adopción fueron víctimas de violencia o pasaron por tratamientos de salud.

En la cartilla de vacunación de perros deberán figurar las vacunas correspondientes.  En el caso de los gatos, también deben ser vacunados.

6.- ¿El animal que ha tenido otro dueño me va a gustar?

Los perros y gatos son adaptables y viven el presente. Al llegar a una nueva casa no pensarán en sus dueños anteriores o en el lugar en que solían quedarse. Siendo  bien tratados se quedarán tranquilos y felices en el nuevo hogar.

Adoptar es un compromiso serio y por lo tanto es necesario que el adoptante se encuentre en condiciones de asumir esta responsabilidad. 

7.- ¿Y si no se adapta el animal o no me acostubro a él?

Algunas ONG crearon alternativas para ello. Una de ellas le permite pasar un tiempo con el animal y probar la adaptación.

En caso de que surjan contratiempos ineludibles, la institución lo acepta de vuelta.

Otra alternativa es hacer el seguimiento post-adopción por teléfono y e-mail. Desistir del animal no debe ser una opción: él sufre con eso.

También es posible, ser un «dueño transitorio», para aquellas personas que desean tener un animal pero no están seguros.

Otra opción es que mientras el animal no encuentra un hogar definitivo, el voluntario lo cuide temporalmente. Basta con tener espacio, tiempo y recursos para financiar la salud y la alimentación del huésped.

8.- Ya tengo un perro y quiero adoptar uno más. ¿Cómo se puede hacer la integración entre dos animales de la misma especie?

El proceso de adaptación puede ser largo y exigir paciencia. Los profesionales recomiendan que los perros se conozcan fuera de casa en territorio neutral.

Salga a pasear con uno de ellos y pida a otra persona que traiga al otro. Dejar  que se huelan y establezcan la jerarquía.

En el caso de  ser agresivo repréndelo, pero no deje de confortar a  ambos, demostrando su voluntad de que convivan bien juntos. En la casa, cada uno debe tener juguetes y tazones propios.

Cada centro de adopción tiene sus reglas, pero hay medidas comunes a todos.

El adoptante debe ser mayor de edad y presentar comprobante de residencia.

Antes de llevar el animal a casa, se realizará una entrevista en que será posible verificar si realmente tiene condiciones para adoptar.

Lea también El hombre adopta al perro hablador por 2 semanas. Hoy son inseparables.

Hecho esto, es necesario comprometerse a asumir los cuidados necesarios para su nueva mascota.

Como se puede ver adoptar a un perro es incorporar a un integrante más a la familia. Por eso brindarle el espacio y la atención que merece es muy importante para que viva en plenitud.

Todo el esfuerzo realizado bien vale la pena. El amor que nos brindan lo merece. Gracias por tu atención. Hasta otra oportunidad.

Fuente: El Campito Refugio (Video)