Saltar al contenido

Esta figura de un elefante fue una obra maravillosa de la naturaleza

Un elefante en roca basáltica

Una singular figura de un elefante asoma en la isla de Heimaey, en la costa de Islandia. Se podría pensar que fue la mano del hombre la creadora pero en realidad la naturaleza lo fue.

En la isla de Heimaey, los habitantes locales se sorprendieron hace unos años con un fenómeno rocoso que parece salido de un  cuento. Una formación rocosa enorme, que estaba sumergida, se hizo visible y especial debido a la figura de un elefante.

En los últimos años, el gran elefante de roca basáltica se ha convertido en un punto de visita por parte de los turistas que pasan por Islandia. Mirando  las fotos, resulta difícil creer que esta gran figura rocosa fue provocada meramente por fenómenos naturales.

Los científicos tienen una explicación al respecto. La formación rocosa es el resultado natural de actividad volcánica, en 1973, cuando el volcán Eldfell entró en erupción.

El basalto se produce por el enfriamiento  de la lava al  entra en contacto con el agua del mar. Por el paso del tiempo y los efectos del viento las rocas se horadaron y se crearon pequeñas grutas que lograron esta impresionante imagen de un elefante  con sus ojos y orejas.

El resultado final es de hecho sorprendente y sólo prueba, que la naturaleza nos sorprende una vez más con su majestuosa belleza.

Esta maravilla natural merece que lo compartas en las redes sociales ¿no te parece?

Gracias por visitar nuestro blog y que tengas un buen día.