Saltar al contenido

Gata de la calle se niega a comer a menos que los alimentos estén en una bolsa de plástico. Había una razón.

Amor de madre

El amor de una madre por su hijo es más fuerte que cualquier otra cosa en el mundo. Cuantas veces ayudan a sus hijos para que consigan lo que necesitan.  Y en la naturaleza hay contados ejemplos  de amor materno como esta gata de la calle.

La historia que vamos a conocer hoy es una gran prueba de ese amor.

Una gata de la calle había sido alimentada por una mujer generosa durante algún tiempo y era uno de los muchos gatos que esta señora amable cuidaba. Pero de repente la gata, llamada Dongsuk, se negó a comer.

Después de un tiempo, la mujer percibió que Dongsuk estaba actuando de forma extraña.  Sólo llevaba comida si estaba en una bolsa de plástico. De lo contrario, ella se quedaba parada mientras los otros gatos comían sin importar cuán hambrienta estaba.

Entonces la mujer empezó a preparar una bolsa de comida para dar a Dongsuk todos los días. Tan pronto como ella recibía la bolsa de plástico, la agarraba con cuidado en su boca y se iba.

La mujer comenzó a pensar porque la gata estaba haciendo esto con la comida que recibía y un día se decidió a seguirla. Fue entonces cuando percibió que la gatita no estaba llevando la comida para sí misma. ¡La estaba llevando a su cachorro!

Semanas antes, Dongsuk dio a luz a cinco gatitos pero desafortunadamente, sólo uno sobrevivió.

El gatito es un fiel retrato de su madre, con la misma piel blanca y naranja. La mujer quedó tan emocionada con el amor materno de Dongsuk que sintió que necesitaba hacer algo. ¡Y ahora ellos tienen una nueva casa!

Ver esta gran prueba de amor en el vídeo siguiente:

Esta maravillosa historia merece que la compartas con tus amigos y familiares. ¿No te parece? Gracias por tu atención.

Fuente: The Animal Bible, El Rincon de Osejo (Video)

error: ¡El contenido está protegido!