Saltar al contenido

Matan a los jaguares en Bolivia para traficar partes de su cuerpo a China

El comercio ilegal y porque matan a los jaguares en Bolivia

Matan a los jaguares en Bolivia por un negocio muy lucrativo. El felino ícono de América del Sur corre riesgo y la solución parece lejana.

El Parque Nacional Madidi, ubicado en Bolivia, alberga más del 11% de las especies de aves del mundo y 200 especies de mamíferos. Es también el hogar de los jaguares, que perdieron su hábitat por la actividad agrícola y la explotación maderera.

Además, los animales son a menudo muertos por granjeros o por personas que les temen (aunque raramente ataquen a los seres humanos).

Ahora, enfrentan una nueva amenaza:  matan a los jaguares en Bolivia para comerciar con partes de su cuerpo.

Los empleados de correo encontraron cientos de dientes de jaguares traficados a China. En procesos judiciales separados, dos hombres chinos están siendo juzgados por cargos relacionados con el tráfico de la especie.

Como si esto fuera poco, en las ciudades del Norte de Bolivia las radios divulgan anuncios de hombres con acentos chinos que quieren comprar partes de jaguares.

La caza de los jaguares es ilegal pero…

Es probable que en China, los dientes de jaguar se usen como sustitutos de los dientes de tigre, que se convierten en collares usados como símbolo de estatus o en la creencia que protegen del mal.

Hace años, la caza de los jaguares, como así también la compra, venta y posesión de parte de su cuerpo es ilegal en Bolivia.

El comercio de partes de animales en las fronteras internacionales también lo es. Sin embargo, en Bolivia, muchas veces es fácil salir impune, ya que la aplicación de la ley es débil y el precio de los dientes de los animales es alto: a veces cada uno cuesta de 300 a 800 dólares.

«La gente lo ve como una forma de ganar dinero. Saben que no tendrán problemas «, dice Nuno Negrões Soares, un biólogo que posee una organización de protección animal en Bolivia.

Esta demanda de China por jaguares parece estar en ascenso, ya que las partes de los cuerpos de tigres (especialmente los dientes, utilizados como joyas o como una protección contra el mal) son cada vez más difíciles de encontrar porque los felinos están en extinción.

Mientras tanto, los acuerdos de inversiones y de infraestructura de China con Bolivia, han traído una afluencia de trabajadores chinos, lo que ha estimulado más actividades ilegales, incluido el tráfico de jaguares, según Anaí Holzmann, conservacionista de jaguares en Bolivia.

«Los trabajadores saben que pueden ganar un dinero adicional comercializando animales salvajes para China. Lo hacen a veces con la ayuda de bolivianos y en otras, con la de chinos, como propietarios de restaurantes y bares nocturnos», afirma.

Hasta ahora los esfuerzos no dieron sus frutos

Policía local, los investigadores y el Ministerio Federal del Medio Ambiente tienen autoridad para reprimir este comercio en las ciudades de todo el país.

Los oficiales bolivianos dicen que es importante acabar con el comercio de jaguares, pero hasta ahora los esfuerzos han sido ineficaces, según activistas, científicos y funcionarios del gobierno.

«Creo que los esfuerzos del gobierno no son suficientes. Los intereses políticos se ponen en primer lugar.

Parece que la prioridad es mantener buenas relaciones entre Bolivia y China», critica Angela Nuñez, bióloga que trabajaba para el Departamento Boliviano de la Biodiversidad, particularmente en el tráfico de jaguares.

Matan a los jaguares en Bolivia…  ¿y la justicia?

En 2014, la policía encontró cabezas y dientes de jaguares en la residencia de Yan Yixing, un ciudadano chino conocido como Javín.

Permaneció libre bajo fianza durante tres años después de su arresto y su juicio fue pospuesto innumerables veces. En septiembre, el juicio continuó.  Fue condenado y ahora está  apelando.

La opinión de los biólogos es que no es demasiado tarde para salvar a los jaguares en Bolivia, estimados entre cuatro mil y siete mil. Sin embargo, esto exige un esfuerzo sostenido y coordinado por el gobierno, además de la colaboración con las empresas chinas para la continuidad de los procesos judiciales.

Para que se entienda un poco más la dimensión del siniestro negocio, en el video que vas a ver a continuación se explica en detalle toda la operatoria.

Por el momento, el tráfico de uno de los animales más icónicos de América del Sur sigue siendo un negocio rentable y de bajo riesgo.

Una triste noticia como matan a a los jaguares en Bolivia y que haya muy pocas maneras de combatir esta crueldad. Si no se detiene este comercio, desafortunadamente vamos a asistir a la desaparición de la especie.

Si te gustan los felinos como el jaguar, por favor te pedimos que compartas este artículo con familiares y amigos.   No es bueno perder animales tan bellos por inescrupulosos que lucran con ellos.

Fuente: National Geographic, BBC, El País , ATB Digital (Youtube)