Saltar al contenido

Una niña y su perro sordos que se comunican por lenguaje de señas

El amor puede superar cualquier obstáculo

Una niña y su perro sordos tiene una conexión tan grande que son inseparables. Cuando hay amor todo barrera se puede superar.

Julia, de 10 años, y el perro Walter nacieron con deficiencia auditiva. Y desde que la familia de la niña lo adoptó, ella pasó a enseñarle el  lenguaje por señas a él. El perro, que siempre presta atención a las instrucciones de su pequeña tutora, ya ha aprendido comandos como agua, sentarse  y comida.

«Amo a Walter. Es mi mejor amigo «, dice Julia.

La relación de amistad es confirmada por Chrissy, madre de Julia, que cuenta que la niña y el perro son inseparables. «Ellos son uno solo. Él siempre espera que termine la tarea y luego van a jugar en el patio. «Ella conoció otro tipo de amor incondicional», afirmó.

Walter fue adoptado después de haber sido abandonado junto a otros cachorros cuando tenía sólo seis semanas de vida.

Todos los cachorros fueron llevados a Pasadena Humane Society en California, después de haber sido encontrados por un voluntario de la entidad.

La adopción de Walter

La familia de Julia pronto se interesó por Walter y, una vez que fue puesto a disposición para su adopción, entró en contacto con la ONG.

«Cuando tuve en mis brazos por primera vez a Julia  como no  podía oír mi voz, olía mi cuello. Y cuando agarré a Walter por primera vez, él hizo lo mismo», recordó Chrissy, que creó una cuenta en Instagram para Walter, en el que publica el día a día del perro en compañía de Julia.

Esta historia maravillosa de una niña y su perro sordos muestra el amor en estado puro. Un amor incondicional entre ambos  que los hace inseparables.

Como desde el problema de no poder oír, lograron ambos sobreponerse apoyándose el uno al otro.

Para el final te dejo el video de de Walter y Julia.

Una historia tan hermosa merece ser compartida con más personas ¿No te parece?

Fuente:Pasadena Humane Society & SPCA

error: ¡El contenido está protegido!