Saltar al contenido

Un perro rescatado de la eutanasia agradece de la forma más tierna a su salvador

Su vida estaba en riesgo

Cuando Schenley Hutson Kirk vio la fotografía de un perro llamado Gregory en la lista de eutanasia del Centro de Protección y Adopción del Condado de Franklin en Estados Unidos, fue amor a primera vista.

Sin pensarlo dos veces, la mujer decidió que iba a salvar al patudo. No fue el gesto de Schenley que se volvió viral, sino la del perro rescatado de la eutanasia.

A pesar de haber sido abandonado por sus dueños, el animal estaba relativamente bien de salud. Cuando entró en el refugio, la prueba de dirofilariosis dio positivo, pero por lo demás, el pequeño Beagle era sano.

El perro de 2 años estaba lleno de energía y era extremadamente amigable. Sin embargo, debido a su problema médico, fue retirado del refugio el 3 de mayo. El tratamiento para la dirofilariosis o gusanos del corazón era caro y nadie quería asumir los costos.

En un acto de desesperación, el centro lanzó un llamamiento de adopción antes que fuera demasiado tarde.

Perro rescatado de la eutanasia

Fue entonces cuando Schenley y su marido Joe vieron la imagen del perro en internet. Ellos son fundadores de otro refugio de animales, el Hound Rescue and Sanctuary y sabían que necesitaban salvarlo.

Entonces la pareja corrió para rescatar al perrito.

“Ese día mi marido no trabajó  y fue para el refugio, mientras yo me quedé en casa para cuidar de los otros perros”, dijo Schenley.  “En el trayecto de vuelta a casa, tomó algunas fotos de Gregory.”

Gregory  no conoció antes a Joe, sin embargo él quería estar lo más cerca posible de su nuevo amigo. A pesar de estar con un cinturón de seguridad propio para perros, la correa de Gregory era lo suficientemente larga para que pudiera alcanzar el hombro de Joe.

¡Y fue ahí que algo mágico sucedió!

“De camino a casa Joe me envió tres fotos, pero la que más me conmovió es la última, dónde el pequeño Gregory inclina su cabeza, como si dijese: ‘Me salvaste la vida”  dijo Schenley.

Ahora Gregory se está recuperando en la casa de los Kirks y sigue agradeciendo todos los días.

“Es muy cariñoso y le encanta dar besos. Se comporta muy bien en casa. Ahora, está recibiendo tratamiento por los gusanos del corazón y está aprendiendo comandos básicos como sentarse y quedarse. Está muy feliz y su juego favorito es conseguir mucho amor de los humanos a su alrededor” dijo Schenley.

Perros de caza

Nadie sabe cómo era la vida de Gregory antes del rescate. Sin embargo, los Beagles son muy utilizados para la caza y luego descartados como si fueran basura.

Ahora, Gregory finalmente tendrá la oportunidad de ser feliz, al lado de esta maravillosa pareja. Un perro rescatado de la eutanasia hoy tiene una vida por delante. Ojalá que haya más rescates de perros para poder brindarles el amor que se merecen.

¡Comparte esta historia, si este final feliz te gustó tanto como a nosotros!

Fuente: http://historiascomvalor.com/

error: ¡El contenido está protegido!